Miles de retratos, miles de vacíos.

Robert Frank, fotógrafo y cineasta, quien con su libro “the Americans” creó un antes y un después,  en la historia de la fotografía decía: “la verdad está en alguna parte entre el documental y la ficción“.
Una teoría tan valida en cualquier campo como en el retrato. Ese intento de usando lo que es obvio y visible: lo externo, intentar explicar o mostrar algo más intangible, , más complejo y extenso que la mera apariencia física, eso que llamamos: una persona. Obvio es que todos los caminos y todas las propuestas son lícitas, que tan valido es quien apuesta por el realismo más objetivo posible, como quien construye nuevos mundos. Una u otra propuesta, por si mismas, no son indicadores de nada. Ni de calidad, ni de compromiso, ni de veracidad, ni de capacidad para emocionarnos, comunicar o informar. Hemos visto estos días miles, decenas de miles de retratos en nuestras calles, candidatos políticos de todos los colores y de todas las edades. Unos totalmente “objetivos”, otros espectacularmente retocados, y la verdad tan sólo unos pocos, independientemente de la técnica y la existencia o no de  manipulación, capaces de despertarnos cierta curiosidad, cierto interés por la persona retratada. Igual nos pasa con revistas, anuncios, campañas. Imágenes y más imágenes con mayor o menor pericia técnica, amparadas con teorías de todos los colores que nos dejan fríos. Que no tienen más trascendencia que la lectura superficial de las formas y colores que la componen. Y ante eso, obviamente, una pregunta: ¿si no es la técnica, si no es el estilo, si no es el uso o no de retoque o manipulación? ¿tendremos que buscar la capacidad expresiva de la imagen no en el referente, sino en el autor? la misma pregunta tonta pero insistente, ¿si el fotógrafo no siente, si no quiere o no tiene nada que decir, puede su imagen hacerlo?  Que cada uno se responda con la sinceridad que le sea posible, o quien lo prefiera que siga hablando de cámaras, técnicas, dogmas o si es que la abuela fuma y  que por eso nadie valora sus fotografías.

Anuncios